Programa MENA

INFORME DE RESULTADOS 2018

El Programa MENA de Investigación y Experimentación en Apicultura pretende determinar si determinadas condiciones de habitabilidad en interior de las colmenas puede ayudar a que la incidencia de varroa pueda ser controlada por las propias abejas por debajo de un umbral límite el cual permite la supervivencia del enjambre sin necesidad de tratamientos acaricidas.

Estas condiciones de habitabilidad consistieron en:

  1. Reducir el número de intervenciones en el interior de la colmena con el fin de no alterar la homeostasis del enjambre.
  2. Disponer los cuadros de la colmena en “disposición caliente”; o sea, paralelos a la entrada de la colmena con el fin de favorecer una más alta temperatura en el núcleo vital del enjambre.
  3. Permitir que sean las propias abejas las que elaboren su propia cera de los panales del nido de cría para lo cual no se les introducirá láminas estampadas artificiales. A cada colmena del programa se le renovó dos cuadros de la cámara de cría. Esta renovación consistió en retirar la cera de los cuadros e introducirlos nuevamente en la colmena para que las abejas hicieran nuevamente el panal.

Todas las colmenas estaban dotadas de fondo sanitario lo que permitió observarlas mensualmente siguiendo el protocolo del programa y así realizar el conteo del nº de varroas caídas en cuatro días durante todos los meses del año. Estos datos fueron recogidos por cada apicultor y enviados a los servicios técnicos para su seguimiento.

Comprobamos que los umbrales de varroa esperados no se correspondían con los meses ni con la evolución natural del enjambre a lo largo del año. Ante esta situación, se decidió permitir superar ese umbral con la observación de los cuadros de cría y el número de abejas con las alas atrofiadas. Si los cuadros de cría de la colmena que superara el umbral presentaran muchas celdas de cría vacías, entonces sería tratada con el acaricida recomendado por los servicios veterinarios.

Los apiarios de Andemil y Aríns evolucionaron con un control aceptable de varroa por parte de las propias abejas.

El apiario de A Cañiza se comportó de manera parecida al año pasado con colmenas con mucha varroa que finalmente precisaron de tratamiento acaricida. A pesar de esta alta densidad de varroas, no se observaron infestaciones de las demás colmenas del apiario y la cosecha de miel no se vio comprometida, estando por encima de la media de la cosecha en esa zona.

El colmenar de A Estrada se fue comportando de manera aceptable hasta los últimos meses del año en los que la población de varroa no disminuía y la cría empezó a verse comprometida polo que fue necesario recurrir al tratamiento acaricida en el mes de diciembre.

CONCLUSIONES

Os resultados obtenidos este año 2018 reflejaron un comportamiento inesperado en las colmenas de los apiarios de Andemil e Aríns reflejando un autocontrol de varroa incluso superando los valores de referencia. Este hecho nos permite suponer que las colmenas pueden superar aceptablemente el grado de infestación para valores de referencia más altos de los inicialmente considerados.

El apiario de la Cañiza, por segundo año, sigue a no poder controlar por sí mismo la infestación de varroa siendo necesario el tratamiento acaricida. La sobreinfestación externa no parece posible ya que non se da en todas las colmenas del apiario. Suponemos que pode deberse a un factor genético asociado al comportamiento higiénico.

El apiario de la Estrada no pudo controlar por si mismo la varroa siendo necesario el tratamiento acaricida. En este caso suponemos que se debió a no cumplir el protocolo en lo relativo a la renovación de cera en la cámara de cría.

Proponemos revisar los valores de referencia de varroas caídas en cuatro días y  elevarlos a valores más altos hasta observar daños en la cría y en el número de abejas con las alas atrofiadas. Cando esto suceda, se tratará inmediatamente con acaricida recomendado por los servicios veterinarios.

Como protocolo de seguridad proponemos que, siempre que se superen los valores de referencia estipulados desde el inicio del programa, se contabilizará el número de varroas (Vc4) cada 15 días en lugar de hacerlo cada mes.

A la vista de los resultados, consideramos de suma importancia cumplir fielmente el protocolo haciendo especial mención a la renovación de cera propia de abeja y disponer de 11 cuadros en la cámara de cría.

Resultados gráficos del Programa 2018