Qué es la Bioapicultura?

 

 

La BIOAPICULTURA es una manera más natural de relacionarse con las abejas y con la naturaleza en general dándole importancia a las relaciones que existen entre todos los seres vivos que forman el enjambre (1).

Lo realmente importante son las relaciones entre todos los seres vivos y no los seres vivos en sí mismos. No se trata de fijarse en las obreras, en la madre o en los machos. Se trata de fijarse en las relaciones que los unen entre sí para formar el enjambre.

La obreras y la madre nacen y muren, los machos también pero el enjambre sobrevive. El ser vivo es el enjambre, es él el que pervive.

Hoy día las abejas ya no se valen por sí mismas, precisan de nosotros para sobrevivir. Sin embargo, somos nosotros los que le contaminamos la naturaleza y las manipulamos a nuestro antojo pensando más en nosotros mismos que en ellas. Realmente no hacemos nada que no hagamos con otros seres vivos y con la naturaleza en su conjunto. Nuestra soberbia nos lleva a pensar que estamos en la cima de la evolución y la naturaleza está ahí para que nos aprovechemos de sus recursos. Lleva siendo así desde la Revolución Industrial en el siglo XVIII. Pero nuestro mundo empieza a hacer aguas por muchos sitios y seguimos actuando con la fuerza bruta que nos caracteriza, echando mano de la tecnología para ir tapando rotos con descosidos.

Alguien piensa que puede superar el trabajo de la naturaleza? Acaso podemos mejorarlo? Puede ser que alguien responda que si. Así también respondieron quienes construyeron y gobernaron el Titánic.

Pode ser que alguien piense que puede sustituir a las abejas. Polinizar como ellas lo hacen y hacer miel como sólo ellas son capaces de hacer. De momento no podemos hacer tal cosa. Podemos hacer algo aproximado a la miel pero necesitaríamos mucha más energía de lo que precisan las abejas. Somos la única especie en este planeta que derrochamos energía. Es la Fuerza Bruta (2) que nos caracteriza. Pero la naturaleza opera de manera muy distinta, optimizando la energía al límite máximo posible y quien no lo haga así queda atrás en la evolución.

Si observamos con detenimiento al enjambre como ser vivo, podemos darnos cuenta de dos cosas muy importantes para él; la temperatura y la cera.

Hoy sabemos que un enjambre es capaz de cosechar néctar para producir el equivalente a 300Kg de miel en una sola campaña apícola (3). La mayor parte de toda esta energía es utilizada para mantener alrededor de los 35ºC el núcleo vital del enjambre.  Por decirlo de otra manera; todo ese esfuerzo es utilizado para el servicio de calefacción. Este dato ya nos pode dar idea de la importancia que tiene para el enjambre el mantenimiento de la temperatura. Por ello, podemos preguntarnos si las abejas invertirían tanto esfuerzo si no fuese vital para su supervivencia.

Otro tanto sucede con la cera. Las abejas precisan más de 7Kg de miel para hacer un sólo kilo de cera. Un esfuerzo energético muy importante para el enjambre y que revela su importancia para la supervivencia de este ser vivo. Así debe ser ya que el panal de cera constituye un verdadero órgano para o enjambre. Es su soporte, el lugar en que elabora la miel y la almacena, el almacén del polen, su identidad como enjambre, la incubadora, el sistema de comunicaciones, un almacén de información y la primera línea de defensa contra patógenos. En realidad, las abejas pasan sobre la cera la mayor parte de su vida.

La BIOIAPICULTURA consiste un manejo menos intervencionista y un diseño de la colmena que interfiera lo menos posible en la biología del enjambre. En ello va su salud ya que hay fundadas sospechas de que lo que estamos haciendo con las abejas altera su sistema inmune haciéndolas más débiles e incapaces de defenderse de la mayoría de las enfermedades como así vienen haciendo por sí solas desde hace 300 millones de años. (4)

1.-Fritjof Capra. Las conexiones ocultas. Anagrama (2006)

2.- Michel Broungart e William McDonough. Cradle to cradle. McGraw-Hill/Interamericana de España S.A.U. (2005)

3.-Jünger Tautz. The Buzz about Bees. Springer (2008)

4.-Diana Sanmataro, Jay Joder, Gloria DeGrandi-Hoffman e outros. Honey Bee Colony Health. CRC Press. (2012)